Enfermedades

18 febrero, 2019

Según la Fundación Española del Corazón, la hipertensión “es la elevación de los niveles de presión arterial de forma continua o sostenida”.

Esta misma organización señala como niveles de tensión normal y alta:

  • Presión arterial normal. Los niveles de máximos de presión arterial sistólica (máxima) están entre 120-129 mmHg, y las de diastólica (mínima) entre 80 y 84 mmHg. Cifras más bajas también pueden considerarse normales, siempre que no provoquen ningún síntoma.
  • Presión arterial normal-alta. Las cifras de presión arterial sistólica (máxima) están entre 130-139 mmHg, y las de diastólica (mínima) entre 80-89 mmHg. En personas diabéticas, los niveles superiores a 140/85 mmHg también se consideran altos.

La hipertensión puede tener graves consecuencias. Tal como explica Jose Luis Jiménez, médico internista de Centro Médico El Carmen y Presidente del Colegio de Médicos de Galicia, “la hipertensión arterial es uno de los factores de riesgo cardiovascular más importantes y afecta al 30-45% de la poblacion adulta con un aumento progresivo de incidencia durante el envejecimiento. Aunque en los últimos años, el incremento del colesterol es mucho más conocido y publicitado, su influencia en el desarrollo de enfermedades importantes es menor al de la hipertensión arterial, que es la causa más importante de la insuficiencia cardíaca (principal causa de muerte en Galicia), las arritmias crónicas como la fibrilación auricular y el ictus”.

La hipertensión supone una mayor resistencia para el corazón, que responde aumentando su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) para hacer frente a ese sobreesfuerzo. Además, supone daños colaterales para otras partes del organismo como los riñones; las arterias de las piernas (causando dolor al caminar) o la retina (provocando alteraciones en la visión). En los hombres la hipertensión puede causar disfunción eréctil.

Cómo tratar la hipertensión

La mejor prevención para la hipertensión es mantener un estilo de vida saludable. Algunos consejos son:

  • Evitar el tabaco. El tabaco aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Además, para las personas que ya son hipertensas, el tabaco es todavía más perjudicial.
  • Restringir el consumo de alcohol. El consumo excesivo provoca el incremento de la presión arterial.
  • Peso saludable. El sobrepeso y la obesidad son causas de hipertensión. Se ha demostrado que en personas con sobrepeso, rebajarlo reduce la presión arterial.
  • Hacer ejercicio. El deporte practicado según las características de cada uno reduce la presión arterial, ayuda a controlar el peso, y logra disminuir el riesgo cardiovascular.
  • Dieta saludable. Disminuir la sal y los alimentos que la contengan, así como las carnes rojas; consumir frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pan y otros cereales, aves y pescado; y usar aceite de oliva como grasa principal ayudan a mantener la presión arterial a raya.
  • Tratamiento farmacológico. Si ya eres hipertenso, además de los consejos anteriores, es importante que sigas estrictamente la medicación y que informes a tu médico en caso de que ésta no esté resultando efectiva, pasado un cierto tiempo tras el inicio del tratamiento, ya que a veces es necesario combinar varios fármacos antihipertensivos para controlar la presión arterial.

En el hospital Centro Médico El Carmen disponemos de los mejores equipos y profesionales para medir, controlar y tratar la hipertensión. Consúltanos.

También te puede gustar

Sin Comentarios

Dejar un comentario